Nutrirse

whale-1696051_1920
52 Blue
16/01/2017
woman-1759758_1920
RASGA O PASADO
22/02/2017

Nutrirse

IMG_1045

Ayer estuve asistiendo on-line a un encuentro de terapeutas que trabajan sobre el duelo. Es un foro para apoyarnos y darnos herramientas para poder hacer mejor nuestra labor. Ayer hablamos de nutrición. Y esta mañana, al dejar a mi hija en la guardería, me fui a la playa.

 

¿Estoy mezclando tomates con pepinos? No. Fui a la playa a nutrirme, a fortalecerme, a coger nuevas fuerzas, a colmar y llenar…¿acaso el alma?

¿De qué nos nutrimos los seres humanos? Cada cual dirá que se nutre  de muchas maneras. Pero ese recargar pilas (tan distinto del descanso del entretenimiento que a menudo parece que nos deja más vacíos que llenos) parece que se da en la naturaleza y en el acto contemplativo. Nutrir es no hacer nada para ser una antena receptora de lo que nos envuelve: nos nutrimos del sol, del viento en la cara, del ruido del mar, del azul del mar, de la línea del horizonte…nos nutrimos del canto de los pájaros, del ruido de las hojas de los árboles, del canto del grillo…Se nutren nuestros pies cuando acarician y masajean la tierra al caminar por la arena de la playa…Nos nutren las pequeñas cosas: la risa de los niños (tan libre…tan…risa), la mirada de un perro, la caricia de un amante….Pero también nos nutrimos de pensamientos: constantemente pensamos cosas, nuestra mente no para de generar lenguaje, discurso…y esos pensamientos liberan químicos que influirán, literalmente, en todas nuestras células…Nos comemos nuestros pensamientos…y a menudo nos indigestamos, nos autoenvenamos.

 

El que se nutre, recibe. Se vuelve contemplativo, receptor, pasivo…Se trata de un no-hacer  para dejar-ser. Para dejar surgir, y que lo que surja le llene…ese ser vacío, ese templo en que se ha convertido.

Pero para eso necesitará tiempo. Ah! El tiempo! Si me habéis leído más de una vez sabréis de mi fascinación por el tiempo, cómo siempre me pareció que en él está la clave de todo: tiempo lineal, tiempo circular, tiempo presente, tiempo sin tiempo, eternidad…En fin, sea el tiempo otro post, otra reflexión. Decía que para contemplar se necesita tiempo: tiempo de no hacer. Y de repente ya tienes el inconsciente colectivo saltándote a la yugular metafísica y haciéndote sentir que eso no es productivo, que estás perdiendo el tiempo (con todo lo que hay que hacer!) y que no estás para privilegios.

Y yo me pregunto: cuándo nutrirse (alimentar el propio ser) se ha convertido en un lujo y no en una necesidad (como comer comida cada día)? Cuándo el tiempo de ser se volvió un privilegio en vez de ser algo cotidiano? Siempre me sorprende, cuando voy a la playa a pasear por las mañanas (no todas, una vez a la semana normalmente) que ese magnífico escenario esté vacío de personas (y tan lleno de vida). Mucha gente podría encontrar 10 minutos de rigor para regalarse y regalarle al mundo…Pero no, hay días en que voy sola por esas inmensidades, paseando entre infinitos (arena, mar, cielo) y si acaso hay alguien es un perro que sacó a pasear a su amigo humano. La conjura de los contemplativos.

 

Y quien no se nutre se seca. A menudo lo que más siento a mi alrededor y dentro de mi misma es el cansancio. Vivimos rodeados de una humanidad cansada, agotada.

El  planeta está agotado y las personas que lo habitamos también.

Te venden cursos y métodos en todas partes para que encuentres tu ser, para que brilles y vuelvas a ser…productivamente feliz. A la tierra seca sólo se la tiene que regar y dejar descansar. Pero no nos damos el permiso. Hasta que alguna enfermedad lo hace por nosotros. Pero reconozco que a quien quiera nutrirse, no le será suficiente con un método on-line o prozac…sospecho que la verdadera vida nos va a pedir un cambio de vida, un cambio de paradigma, de manera de relacionarnos con nosotros mismos y con el tiempo. Acaso nuestro ser sea tiempo, y como decía Borges: “eres, cada solitario instante”.
Mientras…te dejo con el secreto que me susurraban las olas esta mañana:

 

…y un poema:

Voy a la playa

como otros van a la iglesia:

La naturaleza es un templo

y mi caminar es oración.

Comments are closed.